En plena crisis del coronavirus probablemente te estarás preguntado cómo limpiarlo y desinfectarlo.

Lejía y vinagre como mejores opciones

 La lejía;  tu gran aliado.

 Diluye una parte en diez de agua y friega el césped con la solución. Para fregarlo es mejor que le pases un cepillo en lugar de la fregona, ya que la dureza y firmeza de las cerdas te permitirán arrastrar y levantar mejor la suciedad.

Para evitar humedades innecesarias, realiza el proceso en días soleados, que permitan al tejido secarse de manera más rápida con la ayuda del sol.

 La limpieza con vinagre también ayuda a desinfectar. Una solución altamente efectiva y, sobre todo, recomendada en casos en los que haya niños pequeños o mascotas que puedan intoxicarse con la solución de lejía.

 Y si lo prefieres, en el mercado también disponen de productos desinfectantes específicos para la limpieza de este tipo de suelos, muchos de los cuales llevan incorporados fragancias que recuerdan a la del césped recién cortado.